Son zonas que siempre hay que cuidar de manera específica, ya que en especial la piel del cuello tiende a envejecer y debilitarse precozmente provocando arrugas, descolgamiento manchas y telangiectasias difíciles de tratar. 

Se combinan las técnicas de radiofrecuencia, luz pulsada y mesoterapia específica reafirmante, para estimular la aparición de nuevo colágeno, aclarar manchas y disminuir arrugas.

Este tratamiento proporciona una apariencia más joven con piel más firme y tersa, menos arrugas, rojeces y manchas.

Se recomienda a partir de los 40 años, personalizando el tratamiento desde la prevención al tratamiento intensivo.